Mr. Royal Tenenbaum y el misterio del aumento del precio de los churros o del ITP-AJD.

Tengo una familia de conocidos, la familia Tenenbaum, que, hace unos años, en concreto, en el año 2007, ganaban 774 Euros al mes el padre y 3.183 Euros al mes la madre. El padre tenía una jornada reducida y era de pocas ambiciones, mientras que la madre tenía un puesto de trabajo de venta de churros, a 7 Euros el paquete de churros. Pues bien, esta familia de menesterosos, por aquello de cambiar y dar un nuevo giro a sus existencias, estaban valorando la compra de una bonita y nueva vivienda por importe de 32.218,60 Euros.

Pasados los años, hace unos meses, me los encontré nuevamente. Después de los pertinentes saludos y abrazos, al preguntarles cómo les iban las cosas, me explicaron que, como a todos los demás, la crisis también les afectaba a ellos. El caso es que ahora, 2012 y 2013 (de momento), el padre está el paro, cobrando un mero subsidio de apenas 339 Euros al mes y la madre sólo consigue 1.031 Euros al mes, porque resulta que cada vez se venden menos churros a pesar de que el precio del paquete de churros se ha elevado a 8 Euros.

En estas, ingenuo yo, sobre sus aspiraciones personales, les consulté,

- ¿Os cambiaréis de vivienda?

- Sí, ¿cómo lo has sabido?

- Bueno, quizás por vuestra situación económica…

- Pues no exactamente, hemos pensado en cambiar de vivienda, pero ahora pensábamos comprarnos una de 37.024 Euros.

Silencio.

Me quedé pensativo. Quise pensar que algo había que se me escapaba. Ya está…

- Entiendo que tenéis ahorros suficientes para afrontar dicha inversión tan importante….

- No, al contrario, tenemos una hipoteca, pero parece que podemos ir ampliándola.

Silencio.

- Perdona, ¿y cómo pensáis pagarlo?

- De momento, la solución está clara, de momento, mi mujer pondrá el precio de los paquetes de churros a 10 Euros, así aumentaremos los ingresos. Para dentro de unos meses, tengo pensado ponerme hacer algún trabajillo adicional que, con el subsidio, me compense y así gane, más o menos lo que ganaba antes.

- Por cierto, ¿tu mujer está segura que incrementará los ingresos al aumentar los precios? A lo mejor pierde clientes…

- Eso no lo contemplamos, sencillamente, mi mujer lo que hace es elevar el precio porque el panadero de al lado había elevado el precio de los croissants a 10 Euros hace unos meses. Lo tenemos todo controlado…

Como ya no tenía más argumentos, decidí dar por finalizada la conversación y fundirnos en un gran abrazo.

No obstante, de regreso a casa, consternado, sigo pensando que algo se me escapa. Quizás ello sea así porque sólo soy un sencillo asesor fiscal. Por lo que espero que alguien me aclare este embrollo.

Alguno me dirá que esto pasa en otras familias. Quizás, en otras muchas. Ahora bien, sean muchas o pocas, los Tenenbaum, los Piñeiro o cualesquiera otro, el caso es que, a día de hoy, no sé como elevando el precio de los churros que vende la mujer, se comprarán una casa más grande.

Para que me ayudéis en la solución, bastará que identifiquéis la familia como la Generalitat de Catalunya, los ingresos del padre y la madre como la recaudación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) y del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD), respectivamente, y la vivienda, los Presupuestos anuales. Si alguien consigue darme una solución, ello me permitirá entender el aumento del tipo de gravamen de la modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas (TPO) previsto para el próximo 1 de agosto de 2013. O sencillamente, mejor no pensar.

Esta entrada fue publicada en Novedades Fiscales. Guarda el enlace permanente.

0 respuestas a Mr. Royal Tenenbaum y el misterio del aumento del precio de los churros o del ITP-AJD.

  1. Iván dijo:

    En parte hay una manera de cuadrarlo: la churrera tiene un sistema la mar de divetido para cobrar los churros.

    En lugar de pesar ella las bolsas de churros, le dice a los clientes que las pesen ellos y que, en función del color de la bolsa, paguen como mínimo un número determinado de churros, aunque ojo, si pagan menos de ese mínimo, seguro que mirará dentro de la bolsa y les hará pagar el doble de lo que les tocaría en realidad.

    El problema es que ahora la gente ya no tiene tanta hambre, y en ocasiones en una bolsa que antes se metían más churros del mínimo que exigía la churrera, ahora se meten muchos menos, pero aun así la churrera revisa y, pese a que halla menos, se piensa que en realidad el cliente ha escondido algunos para no pagar y le hace pagar el doble. Y no solo ella, sino algunos ayudantes de la churrera…

    Aquí se me acaba el símil. Obviamente, estoy hablando de las tablas de inspección prioritaria y como, pese a que a diferencia de años anteriores, éstas en ocasiones dan precios superiores al precio real, conseguir sacar adelante dichas transacciones por su precio real es un calvario, no solo ante la Generalitat sino incluso ante algunos notarios…

  2. Yo tengo otro caso, la vendedora de churros, se encuentra en una situación de que cada día factura menos porque baja el consumo con la crisis y la harina también le cuesta menos “el valor de mercado de materia prima baja”. Como le marcaba un beneficio del 8% sobre el costo y este costo sigue bajando, la solución que se le ocurrió fue subir el margen de beneficios al 10% y no contenta con esto, va e intenta aplicar este nuevo margen a los precios de “mercado-costo” antiguos, sabiendo a ciencia cierta que la mayoría de los clientes desconocen dichos precios de costo., si alguno protesta enérgicamente, tras muchas excusas sabe que tendrá que devolvérselo, pero hace como los bancos cobran comisiones por todo, la mayoría de los clientes tragan y pagan ; a los restantes que son los menos le devuelven lo cobrado de más, a sabiendas de que en muchos casos el costo de la reclamación para sus clientes es superior al beneficio obtenido.
    El cliente de banca puede cambiar de entidad, pero la churrera tiene el monopolio., ¿pensáis que esta churrera se esté convirtiendo en un poder “casi factico”?

Deja un comentario